Bienaventurados malditos

Bienaventurados malditos

Tinta y lápiz sobre cartón 50 x 35 cm. Año: 1999

Sin título

Sin título

Guta sobre tela 70 x 50 cm. Año 2006

Sin título

Sin título

Guta sobre tela 50 x 70 2007

Sin título

Sin título

Guta sobre tela 50x70 cm Año 2007

Sín título

Sín título

Guta sobre tela 50 x 70 cm. Año 2007

Sin titulo

Sin titulo

Tinta sobre cartón 20.8 x 29.5 cm. Año 1999

Meditaciones sobre la eternidad del infierno Tinta sobre cartón 49.8 x 35 cm. Año 2005

Sin titulo

Sin titulo

Acuarela sobre papel 50 x 35.5 cm. Año 1999

León Ferrari 

 Buenos Aires, 1920 - 2013. Comenzó con el arte comenzó en 1954 creando unas esculturas de cerámica que inicia en Italia. En 1955 trabajaba con diversos materiales: cerámica, yeso, cemento, madera y alambres de acero inoxidable. En el Premio Di Tella de 1965 presentó “La Civilización Occidental y Cristiana”, un cristo crucificado en un bombardero estadounidense. La obra no fue exhibida, pero sí las tres cajas que formaban parte de su representación y que transitaban el mismo tema: la relación entre violencia y religión en la cultura de Occidente. Estas cajas provocaron la oposición del crítico del diario La Prensa y la respuesta del artista en una carta que publicó la revista Propósitos.

Por razones políticas abandonó el país en 1976 y se radicó en San Pablo, Brasil, donde retomó las esculturas metálicas y realizó experiencias con diversas técnicas: fotocopia, arte postal, heliografía, microficha, video-texto, libro de artista, etc.

En noviembre de 2004 se montó en el Centro Cultural Recoleta una muestra retrospectiva que reunió 50 años de la producción de León Ferrari. La exposición reunía las dos líneas centrales de su trabajo artístico: aquella más abstracta y poética, representada por dibujos y esculturas en alambre, y la más política, iniciada con su emblemático avión y que culminaba en los collages sobre religión, política y erotismo y en sus polémicas series de Infiernos.

En octubre de 2007 fue elegido mejor artista en la 52º Edición de la Bienal Internacional de Arte de Venecia donde se le otorgó el "León de Oro" y considerado por el New York Times como uno de los cinco más importantes artistas plásticos vivos del mundo.

El martes 25 de septiembre en el teatro presidente Alvear la Secretaría de Cultura de la Nación distinguió la trayectoria de destacados músicos y artistas plásticos, entre los cuales figuró León Ferrari.

Ferrari realizó “artefactos” –una serie de esculturas de alambre que, activadas por el público, se transforman en instrumentos musicales- entre 1979 y 1980, mientras vivía en la ciudad de San Pablo. Expuso estas piezas en varias ocasiones: la primera fue en 1979, dentro de la exposición Arte lúdica del Museo de Arte de San Pablo. Allí presentó el Berimbau, una escultura de más de 4 metros de altura, con cien barras verticales de diferentes diámetros. Motivado por el sonido que el público generó durante la exposición, el artista decidió realizar otras esculturas a las que llamó Percanta, exhibidas en diciembre de 1980 en la Pinacoteca de San Pablo. “Aquel murmullo y este ruido me hicieron pensar en utilizar esas piezas como instrumentos musicales que danzan su propia música. Sobre esta posibilidad y sobre otros usos de la escultura, escribí en septiembre del ´79 el “Flasharte I”, señaló Ferrari.
Los flashartes eran textos que el artista duplicaba por doscientos y enviaba por correo, a modo de arte postal. Flasharte I es el segundo de sus envíos. El primero, sin número, es Flasharte: Nacimiento, y el último Flasharte II: A repetição, de 1980.

© 2015 by Adriana Budich Arte Contemporáneo.  |  TEL.: + 54 9 11 6172 2112